True
WORKFLOWS THAT MATTER - Pinearq

Este mes de diciembre, hemos visitado al Estudio Pinearq donde nos ha recibido su fundador, el arquitecto Albert de Pineda y su directora ejecutiva Inmaculada Casado. Durante la mañana, hemos podido dialogar sobre su equipo transversal, su modelo de negocio y la manera de entender la arquitectura centrada en la creación de espacios de alta tecnología humanizados.

Nos gustaría que nos explicaras aquello que define, caracteriza y distingue a Pinearq. 

 
 

Albert de Pineda: «Pinearq se caracteriza por hacer edificios complejos. Nos hemos especializado en edificios de una gran complejidad como son los hospitales, los laboratorios de investigación o las universidades donde necesitas tener un know how y una experiencia previa para poder dar soluciones con rapidez y calidad. 

Nuestros proyectos en el extranjero también son otro aspecto distintivo de Pinearq, nos han permitido tener una visión más abierta para solucionar problemas arquitectónicos. Somos un despacho grande pero pequeño, somos casi 40 personas, que es un despacho grande para España, pero pequeñísimo para el mundo. Ser pequeños nos permite asociarnos con diferentes despachos y participar en los circuitos internacionales, cosa que nos ha permitido desarrollarnos».

Inmaculada Casado: «El valor que destacaría dentro de Pinearq sería la eficiencia. La eficiencia es el resultado de una especialización en edificios complejos, de la experiencia (llevamos más de 35 años trabajando) y de la internacionalización y la colaboración. Esa eficiencia la ponemos al servicio de nuestros clientes para acompañarlos, conseguir sus objetivos y de alguna forma hacer que se sientan satisfechos con estos servicios prestados a lo largo de sus proyectos».

Clarico-Full Image

Dais una especial importancia al equipo para realizar proyectos de gran complejidad ¿Cómo os organizáis, cual es vuestra estructura? 

Albert de Pineda: «Nuestro despacho está organizado por equipos. Cada proyecto tiene un jefe de equipo, que es quien lidera el proyecto desde el principio hasta el final. Tenemos un sistema de organización transversal. Siempre intentamos que haya una serie de conexiones horizontales, para que todo el mundo sepa lo que está haciendo el otro y así pueda beneficiarse de la experiencia.  La transversalidad se practica desde siempre. Es importante aprender de otros y tener un equipo motivado que se pueda auto enriquecer. La fórmula del despacho es: (conocimiento + experiencia) x actitud. Si no se tiene una actitud positiva y voluntad, no sirve para nada tener mucho conocimiento y experiencia».

Inmaculada Casado: «Trabajamos de forma muy transversal, que es la esencia del estudio de arquitectura y lo que nos diferencia. Se hacen las cosas en colaboración entre todos, cada uno aportando sus habilidades y conocimientos. Trabajamos de forma horizontal compartiendo conocimientos para que los proyectos sean únicos y ricos, pero sin perder de vista una organización empresarial que nos hace mejorar resultados y ser más eficientes».

Clarico-Full Image

¿Qué valores tiene y busca reflejar vuestra arquitectura?

Albert de Pineda: «Nosotros ofrecemos otra manera de entender los proyectos arquitectónicos complejos. Nuestro modelo de trabajo sigue las líneas de la arquitectura catalana y permite que los equipamientos tengan calidad y se relacionen con el territorio y el urbanismo. A veces hay países que para hacer los centros de salud solo hacen un modelo y lo van repitiendo. La arquitectura debe responder a cada espacio, a cada estructura urbana, a cada zona para que sea adaptable. La especialización nos permite forzar el programa para adaptarlo al lugar.  No hacemos un modelo repetitivo, sino que hacemos un elemento que se adapta y que crea espacio. Se tienen que crear espacios cuidados y tratados con la máxima sensibilidad y calidad para que se note el respeto que el proyecto tiene con el público.  Es importante que el espacio no responda geométricamente al uso sino creando unas atmósferas donde el usuario pueda sentirse confortable. Siempre hablamos de la humanización de la arquitectura y de crear espacios».

Clarico-Full Image

¿Nos podrías decir proyectos que han marcado puntos importantes dentro del crecimiento del estudio?

Albert de Pineda: «El proyecto más importante es el Hospital del Mar. Llevamos trabajando en él hace más de 32 años y aún está en proceso de construcción. Es el edificio más importante de nuestra carrera profesional por la longitud, por el tiempo y por como lo hemos ido resolviendo. Intentamos crear un hospital que ofrezca espacios siempre abiertos. Pusimos todas las salas de espera con vistas al mar, realmente ha sido muy agradecido porque las esperas con una vista amable y lejana son muy diferentes que las esperas contra una pared. Pienso que fue una experiencia que nos abrió la sensibilidad de hacer cosas para que la gente se sienta confortable. Otro proyecto importante ha sido el Mercado de la Concepción, que consistió en la rehabilitación del antiguo edificio y tuvo bastante importancia para nosotros».


¿Existe algún tipo de impedimento a la hora de humanizar estos espacios y de innovar en materiales en un proyecto como un hospital donde normalmente se prioriza que todo sea aséptico?

Albert de Pineda: «Los materiales son fundamentales porque crean el clima del edificio. Se debe analizar el programa y decidir cuándo trabajar con unos materiales u otros.  Nosotros, por ejemplo, hemos sido los primeros en introducir madera en un hospital en muchas partes del hospital, para dar una respuesta más amable al usuario. Con la pandemia se va a agudizar más la utilización de estos materiales que también aportan un valor añadido a todo el sistema de un hospital, como por ejemplo los pavimentos que se autolimpian.  Innovar siempre cuesta, si no cuesta es que no estás innovando. Por lo tanto, debes ser persistente y tener fe en estos nuevos materiales porque son resistentes y mejoran mucho más las condiciones y la vida del edificio. Siempre cuesta introducir los nuevos materiales porque hay una gran inercia. Lo importante es tener un apoyo de base técnica que te explique cómo son y responden los materiales.».

Clarico-Full Image

¿Cómo se organiza y trabaja el equipo con los estudios asociados durante la ejecución de obras en el extranjero?

Albert de Pineda: «La internacionalización nosotros la empezamos hace muchos años. Me di cuenta de que hacer proyectos fuera era interesante por la diferente visión que se tiene de los proyectos, programas, de cómo se organiza un concurso… Desde entonces siempre hemos tenido esta inquietud de ir buscando oportunidades fuera. Para la realización de los proyectos en el extranjero, trabajamos siempre con un socio local. La elección de un socio local es fundamental porque debe existir confianza. Lo importante es tener socios locales, no de oportunidad. Estos socios son de confianza absoluta y enriquecen los proyectos a través de su cooperación (nos facilitan la adecuación del proyecto a las formas de intervención de cada país). Para dar con buenos socios, debes buscar personas que te sientas bien con ellas. Que no solamente lo vean como un negocio, si no que tengan la misma sensibilidad y visión que tú. Hacer proyectos en el extranjero es muy positivo para nosotros. Hay muchas maneras de hacer y de resolver las cosas de forma interesante y positiva».

Clarico-Full Image

Inmaculada Casado: «Creo que hay dos claves. Una es la humildad. Cuando nosotros vamos a un país, vamos a aprender, a aportar nuestro conocimiento y a colaborar. No se puede ir con una actitud impositiva, de experto y de líder. Hay que ir con humildad y con ganas de colaborar. La segunda clave seria la complementariedad. Tenemos que ser complementarios con el equipo local que vamos a trabajar. Cuando hablo de complementariedad me refiero a por el conocimiento (tenemos más conocimiento hospitalario y experiencia internacional y quizás el equipo local no la tiene y puede existir una complementariedad. Y la tercera es identificar la empresa, el socio, el colaborador con el que vas a trabajar. Para que un proyecto funcione tiene que existir una misma manera de entender como es la arquitectura, como se llevan los proyectos, una empatía y una misma ambición…. Toda nuestra experiencia internacional es muy positiva y dura en el tiempo. Hemos aprendido conjuntamente, y tenemos esa visión más local de aquel de aquel país que a la vez nos permite tener una visión más global e internacional. 


Hablemos de futuro ¿Cómo veis la evolución del estudio de aquí a 5 años, qué cosas cambiarán?

Albert de Pineda: «En estos siete meses de pandemia hemos avanzado en conectividad, teletrabajo, tecnologías… con lo cual pienso que va a haber una revolución de productividad.  También creo que se impondrá el Bim. Llevamos diez años trabajando en Bim. Creo que los proyectos estarán mejor construidos porque se facilitará un modelo digital que permitirá analizar mejor el edificio. El modelo digital que obtenemos en terminar un proyecto nos ofrece unas bases de datos importantísimas que pienso que en el futuro permitirán analizar y sacar unas cantidades de conclusiones sobre consumos de energía, higiene, etc».

Inmaculada Casado: «El futuro lo veo diversificando en tipología de proyectos, en el uso intenso de la tecnología (que ya la conocemos pero se trata de ponerla al alcance de todos los usuarios y participantes del proceso) y trabajar con los datos (tenemos muchos datos que no trabajamos, de cómo diseñamos, de las dimensiones de las cosas, de los materiales que utilizamos, de los fabricantes, de los ciclos de mantenimiento, de consumos…).Se trata de sacar conclusiones para proponer mejores soluciones para evolucionar más rápido en los proyectos».

WORKFLOWS THAT MATTER –MERTIXELL INARAJA

To install this Web App in your iPhone/iPad press and then Add to Home Screen.